lunes, 29 de abril de 2013

Parar, Rezar ... Arriesgar.

La Comunidad os quiere hacer participes de esta nueva andadura que mañana comenzamos.

 

domingo, 21 de abril de 2013

miércoles, 3 de abril de 2013

Nuevo Papa ...¿Nueva Iglesia?

Francisco. Así se puso de nombre nuestro nuevo Pontífice. Muchos años de historia hemos necesitado para que alguien osara a ponerse como nombre Francisco.

No sé si renovará la Iglesia como él mismo ha dicho en estos días de Pascua. Lo que si tengo claro es que desde que salió al balcón del Vaticano, todo han sido signos de renovación.

Un Papa de América Latina, de un país donde ha convivido con la pobreza real. Un Papa jesuita. Un Papa que utiliza el nombre de Francisco, santo de Dios que amaba la pobreza evangélica, un santo loco por el Evangelio. Un Papa que celebra el Jueves santo en una cárcel para menores, en vez de celebrarlo en el Vaticano. Un Papa que dice que los sacerdotes deben oler a oveja, que está llamado como Francisco a renovar la Iglesia...

Sé que de momento solo hemos visto signos, pero son signos que lo comprometen, y en eso hay que reconocerle ya valentía, y un aire diferente. No sé si renovará la Iglesia, sobre todo,  porque no creo que la Iglesia la pueda renovar una sola persona, aunque se trate de la persona del Papa. Creo que el reto no es solo para nuestro Papa Francisco, creo que con él nos llegó la hora a los que pedíamos a gritos que el Espíritu soplara con un aire nuevo. Siento que el aire nuevo ha llegado, y lo sentí desde que lo vi salir tras la fumata blanca. Francisco se está comprometiendo con sus gestos y creo que nos toca acompañarlo en ese compromiso de renovación de la Iglesia, para mí en una clave fundamental y es que en la Iglesia cabemos todos y eso no se nos puede olvidar a nadie, ni a Francisco, ni a los que desde hace mucho queremos que la Iglesia esté de cara a los que más sufren, y que muestre el rostro de Jesus de Nazaret. Encerrarnos en nuestro carisma mataría a la Iglesia " Sean Uno para que el mundo crea".
 
Ojala, junto con Francisco seamos capaces de mostrar al mundo el rostro de Jesus. Ojala, junto con Francisco seamos capaces de mostrar al mundo que Jesus nos quiere Uno. Ojalá, junto con Francisco seamos capaces de mostrar al mundo que Jesus ha resucitado ¡ Aleluya ¡

 
Feliz Pascua de Resurrección ¡ Aleluya ¡

viernes, 29 de marzo de 2013

Nueva etapa en la Iglesia






Recientemente se ha abierto un tiempo nuevo para la Iglesia católica. Un tiempo de renovación y de gestos de apertura a realidades intra y extraeclesiales que parecían olvidadas durante los últimos años. Es una ocasión magnífica para ilusionarse otra vez con los sueños que vienen haciendo andar al cristianismo desde hace muchos siglos y para, haciendo una sana autocrítica, poner al día nuestra querida Iglesia.
Será muy importante el modo en que todos entremos en diálogo sobre lo que ha de mejorarse y sobre el mejor modo de hacerlo. Hoy, leyendo una obra en otro tiempo proscrita y hoy lamentablemente olvidada, encuentro en uno de los grandes cristianos del s. XX un fuerte apoyo a los pasos hacia la debilidad que ha emprendido el Papa Francisco:

"El régimen de autoridad tan fuerte que ha prevalecido en la Iglesia desde mediados del s. XVI ha contribuido, por su parte, a hacer que toda crítica fuera sentida como procedente de un espíritu de oposición y casi de una ortodoxia dudosa. Una apologética un poco corta, todavía en uso en grandes círculos del catolicismo, ha pensado también a menudo que hacía falta defenderlo todo; ha difundido, sobre la santidad y la perfección de la Iglesia, ideas que no son siempre justas y que no pueden sostenerse, realmente, más que no viendo las cosas como son".
Yves Congar, Vraie et fausse réforme dans l´Église (Verdadera y falsa reforma en la Iglesia), Les Éditions du Cerf, París, 1950 (traducción propia).


Juan Diego González, 
C. Amén.

domingo, 20 de enero de 2013

Vuelta a los Orfanatos.

La Comunidad se quiere hoy hacer eco de un artículo publicado esta semana por el Proyecto Dos Orillas. En él que se recogen, algunas de las medidas tomadas respecto a la Protección de Menores en Andalucía, afectando a la organización y calidad de la atención a la infancia, y a las condiciones laborales de los trabajadores/as. Sensibles e involucrados en esta tarea, os acercamos y denunciamos dicha situación.
Vuelta a los orfanatos.
Viernes 18 de enero de 2013, por
Mª Ángeles Pastor
De buscar una atención de calidad, a una asistencia deshumanizada y más propia de otras épocas: ese es el titular que, con dolor, resume los tijeretazos que ha recibido la protección de menores en nuestra Comunidad. Aquí ya no se puede hablar de recortes, sino de desmantelamiento del sistema, o en todo caso de que las tijeras se han ensañado con las víctimas, niños y niñas en situación de desamparo.
¿Exageración? ¿Demagogia? Comprueben los hechos: las unidades residenciales atendían hasta ahora entre 6-8 menores, un número que permitía recrear en lo posible un entorno familiar. Ahora se establecen unidades de 16 menores como mínimo, y las habrá hasta de 30. Las de 16 sólo contarán con un Trabajador Social a media jornada y un educador por turno, y estos podrán ser técnicos superiores en lugar de diplomados como hasta el momento. El resto del personal (el de limpieza o cocina por ejemplo) habrá de ser contratado por las propias entidades concertadas, que son la mayoría en esta área de los Servicios Sociales; entidades que, además, han visto rescindidos los convenios en vigor para pasar a contratos anuales. Muchas están recurriendo a rifas y cosas así para salir adelante, lo que se denomina captación de recursos privados y antiguamente se llamaba más claramente beneficencia. Con o sin ayuda “solidaria”, todas ellas (sólo en Huelva hay 22 de estas entidades) deberán prescindir de buena parte de sus profesionales, bajarles el sueldo a los que queden y hacerlos trabajar más horas. Y por supuesto, atender como buenamente puedan a los menores a su cargo. Como también antiguamente sucedía en los orfanatos.
Una política de austeridad no justifica semejante pérdida de calidad en el servicio y en las condiciones laborales de los trabajadores, un despropósito -sin soporte legal, para colmo- que significa volver al modelo de atención de hace treinta años. Se reduce casi el 20% el presupuesto justo cuando el número de menores en riesgo se incrementa por la propia coyuntura de crisis. Y seguirá en aumento, pero no se hablará de ello, pues aunque sea un asunto muy sensible (¿qué adultos tendremos cuando dejen de ser niños?) queda bastante oculto. Los médicos, los maestros, los trabajadores han salido a la calle a protestar, pero no saldrán estos niños desprotegidos, ni sus familias en riesgo. Tampoco suelen votar. Ahí tienen una clave. Para la Administración, son recortes “menores”.

martes, 1 de enero de 2013

Nuevo Año. 2013

La Comunidad Amén os desea a todos los seguidores y seguidoras de este Blog, y de esta pequeña Comunidad ...
 
¡Un muy Feliz Año Nuevo!
 
En las primeras horas del nuevo año, invocamos el texto de la bendición sagrada como expresión de nuestras ilusiones, y del deseo de brindarnos las mejores razones para seguir profundizando en su Palabra:
 
“El Señor te bendiga y te guarde; ilumine el Señor su rostro sobre ti y te sea propicio; El Señor te muestre su rostro y te conceda la paz” (Núm 6, 24-26).